(Puntuación: 8/10)

Los Sims es una saga que tiene la curiosa e inexplicable habilidad de hacernos disfrutar ante la pantalla de tareas que, digámoslo ya, nos jode bastante hacer en la vida real. Empezando por esa tortura moderna de la que Torquemada huiría despavorido como es el ir comprar muebles hasta hacer obras en casa, socializar con los vecinos (puaj) pasando por buscar trabajo, cocinar o arreglar el jardín. Todo es divertido en nuestra casita de muñecas digital, y ahora la lista de tareas se amplía con un clásico de las tocadas de pelotas: sacar al perro. Con Los Sims 3: ¡Vaya fauna! llega la tradicional incorporación de las mascotas a nuestros quehaceres diarios, esos simpáticos seres peludos sin los que la vida no sería lo mismo. ¿Qué sería de nosotros sin esas bienvenidas apasionadas, sin esos lametones los domingos a las 7 de la mañana y sin esas zapatillas destrozadas al volver a casa de una cena?

 

Seguir leyendo