Elvira, ¿te has olvidado de Homero?